Avisar de contenido inadecuado

La guerra bacteriologica y quimica

{
}

La guerra bacteriologica y quimica

La Guerra Química y Bacteriológica

Las futuras guerras podrán ser asilenciosas. Las armas químicas y biológicas están siendo almacenadas por las grandes potencias

Guerra bacteriológica :las bombas sin voz". Cuando chocaban contra el suelo no había explosión, ni metralla o llamaradas. Tan sólo el estremecedor siseo del gas y un olor raro... como a ajo.

Al amanecer del 16 de marzo de 1988, aviones de la Fuerza Aérea iraquí atacaron con bombas mudas Halabja y otras aldeas controladas por separatistas kurdos en las agrestes montañas del norte del país. El bombardeo apenas duró seis minutos pero, cuando se extinguió el rugido de los motores, centenares de cadáveres monstruosamente hinchados -con motas de sangre en los oídos y las aletas de la nariz- aparecieron esparcidos por las calles. Nunca se supo la cifra exacta de muertos. Sólo que eran las víctimas de una de las formas de matar más silenciosa, perversa y terrible que ha inventado el género humano: la guerra químico-bacteriológica.

inventos estremecedores como el gas sarín, el gas nervioso VX, el gas mostaza, las toxinas botulínicas o el ántrax. El sarín, por ejemplo, se fabrica a partir de dos componentes inocuos utilizados en la agricultura, cuesta poco dinero, se puede producir con unas cuantas probetas en un cuarto de baño, requiere una tecnología elemental y en su forma pura es 500 veces más mortífero que el cianhídrico, la sustancia empleada para ejecutar a condenados a muerte en la cámara de gas.

Como consecuencia del acelerado progreso de los conocimientos químicos que tuvo lugar en la segunda mitad de siglo XIX, la "guerra silenciosa" se convirtió en una posibilidad amenazadora.

Durante la Primera Guerra Mundial, las tropas alemanas fueron las primeras en utilizar gases (cloro) en combate. El gas era liberado silenciosamente de unos recipientes cilíndricos, y formaba nubes que flotaban en dirección a las posiciones enemigas. El primer ataque que tuvo lugar el 22 de abril de 1915, causó 20.000 bajas, 5.000 de ellas fatales. La respuesta inglesa apareció seis meses más tarde.- En julio de 1917, los alemanes empezaron a utilizar otra modalidad de ataque químico, empleando granadas de "gas de mostaza".- Cuando terminó el conflicto, los gases tóxicos habían causado 1.300.000 bajas, de las cuales 92.000 habían sido fatales. Para obtener estos resultados, las naciones que intervinieron en la guerra utilizaron un total de 124.000 toneladas de gases. Se llaman generalmente gases, aunque la mayoría son líquidos que actúan como rocío.


Las armas químicas más débiles son los "gases lacrimógenos
provocar sensación de ardor en los ojos, lagrimeo abundante, dificultades para respirar, opresión en el pecho, náuseas, deseos de vomitar, secreción nasal y cierre involuntarios de los párpados.

Los gases "vomitivos" causan efectos más graves.-preparado durante la Primera Guerra Mundial. Sus efectos son graves, y pueden persistir por más de 20 minutos después que la víctima lo haya inhalado Aún más irritantes y tóxicos son los "agentes urticantes", llamados así porque los individuos afectados tienen la sensación de haber sido flagelados con hojas de hortiga. Estos gases combinan sus efectos irritantes con una elevada toxicidad.

Igualmente terribles son los "agentes asfixiantes", en general gases letales que actúan a través de los pulmones. Sus efectos iníciales son semejantes a la de los gases antimanifestaciones y vomitivos, peo después de períodos de aparente recuperación aparecen los efectos fatales. La inhalación de "fosgeno" (gas muy irritante, mezcla de cloro y óxido de carbono) hace que el fluido sanguíneo penetre en os pulmones cubriendo la delicada membrana que permite la absorción de oxígeno por parte de los alvéolos; como consecuencia de ello, la víctima no recibe su dosis de oxígeno. Por otra parte la pérdida de plasma vuelve la sangre más concentrada, lo que obliga al corazón a hacer mayores esfuerzos para bombearla. Como precisamente en ese momento está faltando el oxígeno, la muerte se produce o por asfixia o por colapso cardíaco.

Los "vesicantes" producen pústulas sumamente dolorosas que pueden alcanzar varios centímetros de diámetro.- El ejemplo más conocido es el "gas de mostaza denominado "rey de los gases".- Algunos de sus efectos se asemejan a los que produce el "fosgeno" en los pulmones. Además causa lesiones oculares tan graves que muchas veces producen la ceguera. Todas las áreas delicadas de la nariz, de la garganta y de los pulmones se ven gravemente afectadas, y su acción sobre el sistema reproductor de las células sanguíneas llega a causar la muerte. Lo peor es que puede ser absorbido por la piel.

Los "paralizantes" afectan los nervios que controlan los músculos e inhiben las enzimas orgánicas que eliminan las sustancias formadas por los impulsos nerviosos Y través de la piel, el uso aislado de máscara antigás no ofrece protección suficiente.- Para evitar sus efectos es necesario cubrir todo el cuerpo con ropa especialmente creada para ello.- Finalmente los agentes "incapacitantes" pueden ser divididos en dos especies: físicos y psico-químicos.- Los físicos, dejan a la víctima temporariamente indefensa.- Los psico-químicos producen alucinaciones o furia maníaca.- Como no actúan a través de la piel, resulta relativamente fácil de protegerse de ellos.

{
}
{
}

Comentarios La guerra bacteriologica y quimica

tienes toda la razon amigo y oie un favor sabes como suir imagenes a el blog xfa ayuda y esta chido tu blog

Deja tu comentario La guerra bacteriologica y quimica

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre